Lunes, Julio 28, 2014
  • Dropdown Menu
  • Responsive Layout
  • Integrated Slideshow

Comparte este articulo

Submit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Por: María Teresa Cano Peña
Canalizadora y guía espiritual de los ángeles
Cel: 9999.00.58.99

El significado del nombre Uriel es Fuego de Dios o Fuego Sagrado. El día es el viernes, su color es naranja, oro, rubí que es el de la transfiguración y luminosidad. Sus símbolos son: en la mano derecha una antorcha que significa una llama ardiente, amor, resurrección y triunfo. En la mano izquierda una balanza que significan equilibrio y justicia divina.


Nos ayuda a recordar las virtudes de templanza, paz, fortaleza; ver los problemas como oportunidades de cambiar y ser felices, aprendiendo de ellos, teniendo una actitud positiva ante toda adversidad; Arcángel del Suministro y Abundancia.
Es el regente del sol y vibra su energía a través del rayo de luz. Su ubicación en la tierra, custodiándola; es el Este, precisamente donde sale el Sol, ya que este Arcángel es representación del fuego.
La virtud más importante que nos puede dar el Arcángel Uriel, es desarrollar la paz interior, como una brújula para saber dónde se encuentra la verdadera felicidad.
La llave para lograr esta paz, es un encuentro contigo mismo. No niegues los problemas que estás enfrentando, pero tampoco te pierdas en ellos. Estar presente aporta seguridad interior. Aprende a fluir. Nos aferramos a la idea de lo que queremos y luchamos contra corriente de la vida porque creemos que lo que esperamos en el futuro, es lo que va a hacernos felices, pero eso no es la verdad. Nuestra felicidad, depende de las decisiones que tomemos en cada momento. Al soltarte, vas a experimentar la paz interior realmente.
Toma la responsabilidad de tu propia felicidad, somos dependientes de la conducta de los demás cuando no son como nosotros queremos que sean, sufrimos y nos sentimos decepcionados.
Las cosas cambian todo el tiempo; simplemente dejemos de cambiar a los demás y enfoquémonos en lo bueno de la gente. Dejemos ir la necesidad de controlar y empecemos a encontrar la felicidad dentro de nosotros.
La prosperidad y abundancia en nuestras vidas, son la capacidad de disfrutar lo que tenemos y ser feliz.
“Amado Arcángel Uriel de la providencia, llena mi ser de paz y prosperidad y justicia divina”.